“Estamos llamados a trabajar en el reino de los cielos desde la sencillez, desde la humildad, desde lo pequeño”

El Padre Rodolfo Varela ofició la Misa hoy en la Basílica Nuestra Señora de Suyapa en su homilía dijo que es muy común, que se promuevan por los medios de comunicación las propagandas y las manifestaciones de la ideologías modernas.

El Padre dijo que una de las ideologías que ha tomado bastante fuerza últimamente es de las feministas de la última generación  que últimamente se han dedicado a manifestarse un tanto violentas y han perdido el rumbo del feminismo original y quizás muchas de ellas se molesten al escuchar la primera lectura de hoy.

El sacerdote dijo que en el Evangelio se habla del hombre y de la mujer para hablar del reino de los cielos dice como un hombre que sembró un granito de mostaza en la huerta y como una mujer que fermentó la masa, hombre y mujer protagonistas en el Reino de los Cielos ambos con distinto trabajo, misma responsabilidad ambos han de hacer crecer el reino de los cielos.

Entonces hay que tener claro manifestó esto, el cristianismo fomenta igual dignidad entre hombre y mujer, no uno más que la otra, misma dignidad varón y mujer los creó a imagen de Dios los creó a ambos no solo a uno, los dos, entonces tenemos igual dignidad e igual responsabilidad a la hora de trabajar por el reino de los cielos.

En segundo lugar citó  “ambos estamos llamados a trabajar en el reino de los cielos desde la sencillez, desde la humildad desde lo pequeño, grano de mostaza es chiquitito, la levadura es pequeña en comparación a las medidas de harina, desde lo pequeño hacemos lo grande”.

Y en tercer lugar, “no olvidar que nosotros somos fermento o semilla, no somos masa, no somos grandezas, somos eso pequeño que hace trabajar lo grande por el impulso de Dios, cuando nosotros dejamos de ser fermento y nos convertimos en masa dejamos de trabajar para el reino de los cielos”.

Ya cuando la masa está terminada ya no crece, “nosotros no podemos convertirnos solo en masa tenemos que ser siempre fermento para el reino de los cielos y así propagar con cuantos discípulos comenzó el Señor dice, ¿cuántos cristianos somos hoy en el mundo?, millones, pero desde lo pequeño como decía San Francisco de Asís inicia haciendo lo posible y cuando menos acuerdes, estará haciendo aquello que parece imposible”.

“Pidámosle al Señor entonces poder trabajar en igual dignidad hombres y mujeres  en la inmediatez de Dios desde la sencillez, sin perder nuestra identidad de fermento para hacer crecer la obra de Dios». Concluyó

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here