El tiempo penitencial de la Cuaresma exige ¡Conversión ya!

La Cuaresma, es la oportunidad propicia para alcanzar un modo de vivir diferente, dejando atrás los vicios que nos atan al pecado

0
961

La “metanoia” o el cambio radical de vida, es lo que la Iglesia Católica busca en el tiempo cuaresmal, quizá el periodo eclesial con más atenuación al aspecto, dado para que el pueblo de Dios busque el sacramento de la Reconciliación, que cree un ambiente de fraternidad y olvide la vida de pecado. Ante esto, es propicio aclarar que la conversión es un camino y no un logro definitivo, se va tejiendo poco a poco, pero para lograrlo, es necesario ir cumpliendo con diversas prácticas esenciales.

Creer

Según el predicador católico Óscar Osorio, para alcanzar la conversión es indispensable “Creer en la Buena Nueva, que nos da esperanza, nos da fortaleza, que nos transmite el Señor Jesús”. Para este servidor, el cristiano debe estar consciente que es posible alcanzar un cambio de vida y ayudado con lo que la Iglesia ofrece, lo podrá lograr; afirma también, que “como madre y maestra, la Iglesia Católica, nos exhorta y anima a un tiempo de contemplación interior, a un tiempo de silencio”.

Osorio opina que también es urgente que nos demos cuenta que debemos priorizar, no dar largas al proceso de conversión y para ello exclama que “ya no podemos jugar y decidirnos por Jesús, cambiar nuestros caminos, convertirnos realmente y dejar ese camino del mal, ese camino del dolor para adentrarme a una verdadera comunión con el Señor”. El predicador también aporta que la confesión es vital para restablecer nuestra relación con Jesús, con la Iglesia y con los hermanos, buscando siempre fortalecernos para afrontar las vicisitudes de la vida. La convicción, debe estar latente en el cristiano, con un arrepentimiento sincero para que la gracia de la conversión permanezca y no se diluya con cualquier traspié.

Consejos

Para poder alcanzar una verdadera conversión impulsados por la Cuaresma, es necesario tener en cuenta algunos aspectos, así lo afirma Alejandra Casco, líder de Pastoral Juvenil en la parroquia San Juan Bautista de Tegucigalpa, quien agrega que “Para llegar a la conversión, podemos iniciar realizando las prácticas espirituales de la vida de nuestros santos de la Iglesia, entre ellos está el rezo del Santo Rosario todos los días, de esta manera podríamos meditar junto a cada misterio cómo llegar a confiar plenamente en Dios”.

Casco, es del pensamiento que “uno de los primeros pasos que tenemos que hacer es arrepentirnos, pero no solo de palabra también cambiando las cosas que hacemos, puede ser difícil, pero si nos proponemos hacer una obra de misericordia diariamente, se nos hará un hábito y podremos corregir nuestras acciones”.

Esta joven, pero comprometida laica de la Iglesia, invita a que “hagamos una búsqueda de la conversión cuando pasamos por un momento triste o frustrante, es allí cuando debemos buscar una frase de algún santo, de esa manera encontramos el ánimo necesario, observando que a pesar de que ellos cayeron, lograron levantarse”. Si bien, la Cuaresma es el tiempo fuerte que invita a la conversión, este proceso puede y debe buscarse siempre, pero se puede apreciar esta preparación a la Pascua, como un punto de partida.

1 Oración

Diversas formas de oración propone la Iglesia, y en el tiempo de Cuaresma para buscar la conversión, es necesario extender e intensificar estos espacios de relación íntima con el Señor, realizando visitas al Santísimo, el rezo del Santo Rosario o establecer horarios para orar.

2 Biblia

La Sagrada Escritura constituye una riqueza literaria y también espiritual, en al menos 34 textos sagrados se habla de la conversión, más de la gran cantidad de invitaciones que Jesús y sus discípulos hacen para un mejor actuar en el pueblo de Dios.

3 Piedad

Los actos de piedad popular, son más marcados en el tiempo de Cuaresma, por lo que también se pueden aprovechar para que abonen al proceso de la conversión personal; el Vía Crucis, participar de una procesión o contemplar un crucificado, puede servir de mucho.

Centralidad cuaresmal

La conversión aparece desde el inicio del tiempo de Cuaresma porque enmarca toda la espiritualidad que en adelante se vivirá; las lecturas de cada Eucaristía, los actos piadosos de devoción y la oración personal, entretejen un camino de cambio para quien asume esta purificación y así, llegar con un corazón mejor a la Pascua.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí