El testimonio de un párroco conduce por buen puerto a toda una comunidad

El ministerio sacerdotal bien ejercido se convierte en una luz para quien lo disfruta, desde la amistad y la propia celebración de los sacramentos

0
123

La figura de San Juan María Vianney como patrono de los sacerdotes y de los párrocos, es una vara alta para quienes se consagran con el sacramento del Orden, pero que, con oración y fidelidad, podrán alcanzar.

Compromiso

La feligresía es la que de manera fiel puede testimoniar el significado de su pastor. Carol Moreira, feligrés de la parroquia María Auxiliadora de Comayagüela, opina que “La labor del sacerdote es una de las tareas más bonitas de la vida, porque es la figura de Cristo, buen pastor en nuestra parroquia y además debe guiar a las personas como buen líder”. Moreira, afirma que, como Iglesia, debemos de ayudarlos, ya que, al adquirir esta gran misión, también se presentan dificultades y antes de ser párrocos, son personas y necesitan apoyo.

Figura

Los párrocos son invaluables para muchas comunidades y familias, así lo expone el padre Freddy Joaquín Solórzano, encargado del año introductorio del Seminario Mayor Nuestra Señora de Suyapa, quien además diserta que “Es una figura fundamental, porque en el futuro quieren llegar a ser como ellos, configurar su vida como Jesús, pastores según su corazón”. Con esta premisa, el presbítero Solórzano, afirma que “los futuros sacerdotes anhelan ver en los párrocos, pastores buenos y amables”.

1 Fidelidad

El ministerio sacerdotal se ve fortalecido con el ejercicio fiel del mismo, siguiendo los votos tomados en su ordenación. Esta fidelidad, es un reflejo para la feligresía, seminaristas e incluso, para quienes no profesan la fe católica, haciendo de un párroco o sacerdote un camino a seguir para alcanzar la santidad.

2 Cercanía

El párroco deberá ser cercano, no solo en la administración de sacramentos, sino en circunstancias difíciles o alegres de la comunidad, testigo de los logros o fracasos de las familias, siendo bastión espiritual para el andar de sus fieles. Estos detalles, generan empatía y ayudan a comprender más su misión.

3 Alegría

A pesar de las circunstancias personales o que el mismo ministerio presente, el párroco debe de ser reflejo de la santa alegría que proclamó San Francisco de Asís, esto ayudará a contemplar la figura del pastor que acompaña con una mirada de esperanza, de regocijo y que se alegra con su pueblo.

4 Formación

Los cursos, diplomados o extensiones de sus licenciaturas, también forman parte fundamental del desarrollo integral de un párroco, mientras más conocimientos adquiera en temas eclesiales o de realidad nacional, mayor comprensión tendrá de las situaciones que viven sus fieles a diario.

5 Seguimiento

El ejemplo del Santo Cura de Ars, es la mejor guía para todo párroco, su amor por impartir el sacramento de la Reconciliación, el fervor con que celebraba la Eucaristía y su tenacidad en la lucha contra el mal, son detalles a seguir por quienes están al frente de comunidades o quienes aspiran a ser pastores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here