La Misa en la Basilica este 16 de julio fue oficiada por el padre Rodolfo Varela quien hizo una comparación con la práctica de muchas profesiones de las que si no nos hemos preparado estudiándolas difícilmente vamos a ejercerlas.

El padre puso como ejemplo que para apagar incendios, el hecho de ponerse un traje de bombero no quiere decir que adquiera los conocimientos de las habilidades de apagar un incendio y así con cualquier disciplina y profesión.

El sacerdote explicó que lo mismo pasa muchas veces con ciertos sacramentales dentro de la Iglesia, “pensamos que por usarlos por arte de magia ya obtenemos gracia, el caso del escapulario que muchos portaremos hoy, muchas personas lo confunden con un amuleto y como una de las promesas de portar el escapulario es no ir al infierno o salir del purgatorio”.

Muchas personas sostuvo, lo usan pero se les olvida o no tienen conocimiento que portar el escapulario no es un amuleto si no un recordatorio para que nosotros podamos vivir de acuerdo a las enseñanzas cristianas, para que nosotros podamos vivir a ejemplo de la Virgen María, que es la primera cristiana que es el modelo de Iglesia que nos propone Vaticano II.

Además recordó “cuando se le entrega el escapulario a la Orden del Carmelo, es lo que le pide la Virgen a los carmelitas, poder vivir de acuerdo a las enseñanzas cristianas, si nosotros vivimos de acuerdo a las enseñanzas cristianas vamos a obtener todas esas gracias y promesas que ella ofrece”.

El presbítero contó una de las anécdotas especiales que data del siglo XIX “cuando un barco de Inglaterra estaba haciendo azotado por una gran tormenta, salió una familia de protestantes atemorizada a la orilla del barco con mucho miedo pidiendo clemencia en eso salió también un joven católico que portaba el escapulario oro a la Virgen, se persignó con el escapulario y signo al mar con el escapulario lo arrojó al mar y milagrosamente se calmó la tempestad”.

“Y justo cuando se estaba calmando la tempestad una ola volvió a alcanzar la popa del barco y esa ola traía de nuevo el escapulario, cuando la familia de protestantes le preguntó al joven que es lo que había hecho, ya le contó que era el escapulario y las promesas de la Virgen a partir de allí aquella familia se convirtió al catolicismo”.

Dijo que “con el escapulario se obtienen gracias si nosotros vivimos de acuerdo a las exigencias del evangelio y somos ejemplo de vida como lo es la Virgen María concluyo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here