El aporte de los religiosos enriquecerá la Primera Asamblea Eclesial del CELAM

Como parte protagónica del evento, son integrados por su espiritualidad, siendo uno de los grandes tesoros de la Iglesia

0
75

La Primera Asamblea Eclesial, reúne a cardenales, obispos, sacerdotes y laicos, pero también contará con el valioso aporte que la espiritualidad de la vida religiosa puede brindar para este proceso que emprende la Iglesia en el continente.

Aporte

Son muchas las iniciativas e impulsos que, desde las diferentes organizaciones de la vida religiosa en los países del continente americano, buscan dar un apoyo rotundo a este acontecimiento inédito, otorgando su riqueza y empeño. Además de colocar su vida como actor fundamental del evento. Daniela Cannavina, presidenta de la Confederación Latinoamericana de Religiosos, expresa que “La actitud evangélica de la escucha sinodal, eclesial, humana e integral de la parábola de Dios y de la realidad conforman una única unidad de vida” y agrega que “todo el proceso de Escucha más la cercanía de este evento histórico, ha permitido abrir un horizonte para animarnos a sentir, acoger, mirar y actuar al mismo estilo de Jesús”.

Entronización

La Hermana Guadalupe Rojas, misionera de MARILAM, afirma que “La asamblea ya la empezamos a vivir, puesto que hemos estado participando en el proceso de Escucha, dando nuestros aportes como Conferencia de Religiosas y Religiosos de Honduras, además desde nuestras distintas posiciones misioneras”. La Hermana Guadalupe considera que esta iniciativa de estar al tanto de lo que ocurre con el evento, las ha llevado a unirse en comunión.

“Con nuestra oración permanente, esperamos que este gran acontecimiento sea una verdadera asamblea del Espíritu” finalizó. El involucramiento de la vida religiosa en el continente latinoamericano influye en este nuevo proceso que la Iglesia emprende, porque según la Hermana Rojas, también participan a través de quienes las representan desde la Confederación Latinoamericana de Religiosos (CLAR) y las conferencias episcopales.

1 Vitalidad

La vida religiosa constituye una riqueza grande para la Iglesia por los aportes que brinda desde sus propias vivencias y la espiritualidad que caracteriza, además, brinda a la Iglesia en Latinoamérica, una apertura vocacional para muchos jóvenes en camino de discernimiento.

2 Enriquecimiento

Es seguro el fortalecimiento de la vida religiosa que para 2007 en Aparecida se mencionó, que “La necesidad de este tipo de vida contemplativa, es fundamental para sostener la vida de la Iglesia, en el sentido que este modo de vivir, denuncia que la vida no puede encontrar plenitud solo en las cosas materiales”.

3 Místicas

Las diferentes espiritualidades, congregaciones y formas de hacer Iglesia, se reúnen para hacer un nuevo pentecostés, donde poniendo todas las cosas en común, se busca una misma perspectiva: un nuevo aire misionero que comprometa y que, desde la profesión religiosa traiga renovación al ámbito eclesial.

4 Comunión

La vida religiosa dentro de la Iglesia, promueve la comunión con las demás formas de vivir el camino, es parte de lo que se ha venido promulgando desde el inicio del papado de Francisco: una Iglesia sinodal, atendiendo a este llamado, los aportes que los religiosos y religiosas pueden hacer, giran en torno a una comunidad plena.

5 Servicio

De diferentes maneras, la vida religiosa contribuye con el accionar de la Iglesia y de la sociedad misma, acercándose por medio de la salud, educación, alimentación y a través de la oración, son aportes por los que se denota un generoso y entregado servicio a Dios, pero también buscando a los que más necesitan y alejados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here