Editorial |Nuestra voz | Ser madre: Un reto constante, una recompensa sin par y un trabajo que no termina

0
304

Para el Día de las Madres todo regalo u homenaje es poco y si se les pregunta siempre nos van a contestar que, en lugar de flores, tarjetas o regalos, su mayor deseo y regalo es que sus hijos tengan una buena salud y una vida plena y feliz. Hoy en día, en Honduras hay madres de todas las condiciones sociales y económicas que enfrentan circunstancias extremas, como atravesar dos países y hacer un largo camino a pie, lleno de peligros para rescatar o salvar a sus hijos de las garras de pandillas con las que conviven en el barrio para buscar refugio, trabajo y cobijo en el país del norte; o mamás solas sin empleo y sin ingresos fijos, con hijos que pasan hambre, que son víctimas del abuso o sufren ansiedad; madres con hijos de padres irresponsables que no cuentan con el apoyo en la crianza de los hijos obligadas a reinventarse para poder sobrevivir, cuidar a sus hijos y proveer para la familia.

Mamás que salen cada día de sus casas a trabajar, buscando el equilibrio entre el trabajo y la familia, empeñadas en controlar en lo posible los factores externos que influyen en sus hijos, desde las condiciones sociales, hasta la tecnología y otros estímulos que los rodean.

El contexto de la cultura y el mundo contemporáneo demandan a la mujer que sea, además de excelente trabajadora y profesional, una madre perfecta y eso implica que haya sobrecarga, cualquiera pensaría que ser mamá no es una tarea gratificante, que los sentimientos de culpabilidad las acompañan en cada momento, creándoles un sentimiento de fracaso constante, que ser madre es difícil y agotador; podríamos citar estudios sociológicos, psicológicos que reafirmarían esos conceptos pero…

¿Y qué piensan ellas? “Ejercer como madre es la labor más compleja, pero a la vez la más alentador que puede tener una mujer” ¡La mejor experiencia del mundo! Es imposible explicarlo, solo cuando una es madre sabe lo que se siente; “Ser madre es lo más maravilloso que te da la vida y Dios, algo que no tiene explicación, un regalo de Dios, para mí lo más grande en mi vida, ¡No podría estar sin mi niña en esta vida! Continúa diciendo otra mamá: “Ser madre para mí es, Levantarme cada mañana con las mejores de las sonrisas, que mis días oscuros solo con un ¡mamá te quiero! se transformen en el mejor día de mi vida, el tener que luchar cada día en trabajos duros sacando paciencia y esfuerzos que antes ni tan siquiera sabía que podía hacerlo, aprender de una personita tan pequeña lecciones de vida que me erizan la piel cuando con su corta edad es capaz de decir siempre…

Gracias, buenos días, hasta luego, siempre con esa sonrisa. No hay duda que el himno a la Madre hondureña refleja ese amor sin condición que solo Dios puede inspirar; “En el nombre de Madre se encierra la más alta expresión del amor porque no puede haber en La Tierra una imagen más clara de Dios” ¡Feliz Día de las Madres!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here