Celebración del Jubileo de la Tierra

Para recordar los 50 años de la institución de la jornada de la Tierra, entre el 1 de septiembre y el 04 de octubre del presente año se llevará a cabo el Jubileo de la Tierra, así lo anunció el papa Francisco después de la meditación dominical del Ángelus en Roma.

“Pasado mañana, 1 de septiembre, se celebra la Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación. Desde esta fecha, hasta el 4 de octubre, celebraremos con nuestros hermanos cristianos de varias Iglesias y tradiciones el “Jubileo de la Tierra”, para recordar la institución, hace 50 años, de la Jornada de la Tierra”, expresó el papa. Acto seguido mandó un “saludo a las diferentes iniciativas promovidas en distintas partes del mundo y, entre estas, el concierto que se celebra hoy en el catedral de Port-Louis, capital de Mauricio” y en donde lamentablemente recientemente tuvo lugar un desastre ambiental, apuntó Su Santidad.

LLAMAMIENTO A UN DIÁLOGO CONSTRUCTIVO

Como parte de su mensaje, el obispo de Roma, hizo público su preocupación por los posibles conflictos en algunas regiones del mundo. “Sigo con preocupación las tensiones en la zona del Mediterráneo oriental, afectada por varios focos de inestabilidad. Por favor, hago un llamamiento al diálogo constructivo y al respeto de la legalidad internacional para resolver los conflictos que amenazan la paz de los pueblos de esa región”, enfatizó el papa Francisco.

Al concluir su mensaje tradicional del Ángelus, que hace pocas semanas se permite la presencia de peregrinos en la Plaza San Pedro, Su Santidad aprovechó el momento para enviar al mundo un saludo especial, por medio de la representación que se encontraban en ese momento escuchando sus palabras en Roma, así pues dijo ” Y os saludo a todos vosotros aquí presentes hoy de Roma, Italia y de diferentes países. Veo las banderas allí, y saludo a la comunidad religiosa de Timor Oriental en Italia. ¡Bien hecho, con las banderas! Los peregrinos de Londrina y Formosa, en Brasil; los jóvenes de Grantorto, diócesis de Vicenza. ¡Bienvenidos! También veo banderas polacas, saludos a los polacos; banderas argentinas, también los argentinos. ¡Bienvenidos todos!” y antes de retirarse, brindó su bendición a los peregrinos que luego se fueron dispersando poco a poco y perdiéndose de vista entre los callejones cercanos a Roma.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here