La decisión polémica del actual presidente de Turquía, Recep Tayyio Erdogan, de firmar el decreto por el cual, la antigua Basílica de Santa Sofía, que actualmente funge como museo y patrimonio de la humanidad para que se convierta en mezquita, como ya lo fue desde 1453 a 1935, ha causado diversas reacciones a nivel mundial. Un histórico templo de raíces cristianas, que se visualiza como lugar de encuentro para la fe cristiana y el islam, podría poner en peligro dichas relaciones con esta decisión.

Según Vatican News, agencia de noticias del Vaticano, la Unesco mostró preocupación por que esta Basílica es parte de la zona histórica de Estambul y tiene un valor universal de encuentro. Por su parte, el Patriarca Bartolomé I, máxima autoridad de los ortodoxos en el mundo señaló que “la posible conversión del complejo monumental de Ayasofya en Estambul en una mezquita empujará a millones de cristianos de todo el mundo contra el Islam”.

Este majestuoso templo afirma el Patriarca “no pertenece sólo a los que la poseen en este momento, sino a toda la humanidad, por lo tanto, el pueblo turco tiene la gran responsabilidad y el honor de hacer brillar la universalidad de este maravilloso monumento, ya que Ayasofya como museo es el lugar simbólico de encuentro, diálogo, solidaridad y comprensión mutua entre el cristianismo y el Islam”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here