Ayude a su cuerpo con un buen descanso

0
227

El sueño es una necesidad biológica, que permite restablecer las funciones físicas y psicológicas esenciales para un pleno rendimiento en el ser humano. Gracias a esta actividad se obtienen múltiples beneficios en el cuerpo ya que lo descansa y le brinda la energía que requiere, procesa nueva información, mejora la memoria, incrementa la creatividad y evita enfermedades. Este último beneficio es muy importante ya que mientras se duerme, se generan citoquinas; hormonas que ayudan al sistema inmunitario a combatir diversas infecciones.

Sin embargo, para algunas personas, esta tarea resulta difícil debido al insomnio, un trastorno del sueño donde se presentan dificultades para dormir. Esta afectación puede presentarse de forma diaria u ocasional, pero de cualquier manera afecta la salud. Durante el confinamiento que se ha vivido a nivel global, es frecuente escuchar que éste está teniendo un impacto directo en el sueño, posiblemente está costando quedarse dormido y despertarse por la noche se ha vuelto más frecuentemente. Estos efectos suelen provocarse por una sensación generalizada de desconcierto o incertidumbre.

¿Descanso suficiente?

La cantidad de sueño que una persona necesita depende de factores como edad, estado de salud y estilo de vida, sin embargo, existe un promedio de horas diarias recomendadas según la etapa de la vida en la que estamos:

  • Recién nacidos: 16-18 horas al día.
  • Niños en edad preescolar: 11-12 horas al día.
  • Niños en edad escolar: mínimo 10 horas al día.
  • Adolescentes: 9-10 horas al día.
  • Adultos y adultos mayores: 7-8 horas al día.

Y aunque hay quienes consideran que es un tema menor, los expertos indican que no dormir lo suficiente conlleva consecuencias como afectación en el estado de ánimo, irritabilidad, depresión, ansiedad, aumenta el riesgo de padecer de presión arterial alta, enfermedades cardiovasculares, obesidad e incluso diabetes. Es por esto que, para mejorar los hábitos de sueño, Ana Cristina Gutiérrez asesora nutricional aconseja:

  1. Evite comidas y bebidas pesadas por la noche: consumir alimentos y bebidas pesadas en la noche tiene un impacto en la presión arterial por lo que el organismo permanece en estado de alerta, lo cual estimula hormonas del estrés, así como adrenalina y alteraciones del ritmo cardíaco.
  2. Relájese antes de acostarse: tomar una ducha con agua caliente, leer un libro, o escuchar música suave ayudan a relajar el cuerpo para entrar a la fase de descanso.
  3. Deshágase de distracciones: apagar las luces, el televisor, la computadora e incluso el celular le ayuda a despejar la mente de pensamientos estresantes, por lo que el cerebro descansa y puede conciliar el sueño más rápido, además el brillo de las pantallas afecta su capacidad para dormirse así que alejarse de ellas es lo mejor.
  4. Establezca un horario de sueño: es importante mantener una rutina de sueño constante con las horas mínimas que se deben dormir y seguir dicha rutina es una de las claves más importantes para una buena salud, teniendo en cuenta también la flexibilidad para los fines de semana y días feriados.
  5. Utilice un colchón y una almohada confortable: en el caso del colchón, procure que sea ortopédico y que la almohada no sea muy alta, esto hará que descanse con una postura correcta y evitará futuras molestias.
  6. Duerma con ropa cómoda y fresca: la ropa holgada es la mejor para dormir ya que evita presión en el cuerpo y contribuye a un mejor descanso.

Estas recomendaciones pueden ayudarle a mejorar sus hábitos de sueño, pero si tiene problemas constantes para dormir es mejor que consulte a un médico, quien evaluará con usted las razones y condiciones que pueden estarle provocando insomnio y le dará la guía necesaria para descansar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here